martes, 3 de octubre de 2017

Los mundos de Yuppi, Heimlich, su maniobra.... y el sexto sentido.

Los mundos de Yuppi, Heimlich, su maniobra.... y el sexto sentido.

Por Cecilio Andrade.

Hoy traeré a colación otro texto, o párrafo, o extracto, de esos que actualmente se consideran tan fuera de tono, sin buen rollito ni políticamente correctos.

Es del Doctor Claude Soas Nancy, pero si ofende a algunos, y algunas, piensen que el concepto lo asumo personalmente y carguen su "justa" ira sobre mi reducida persona.

Un consejito, para algunos, y algunas, lean despacio, no vaya a ocurrir que se atraganten y no tengan a nadie a mano que les haga una eficaz Maniobra de Heimlich.  😶 Ah. Que No saben que es esa dichosa Maniobra de Heimlich... bueno, no importa, no es primo de Nazi alguno, relájense.

Sigamos, a saber:

"Seguro que en algún momento de la (H)istoria de la Tierra apareció algún animalillo sin colmillos, sin garras, sin instinto de supervivencia, que se acercaba a bichos más oscuros y más feroces con amor y cariño, intentando hacer amiguitos entre sus depredadores naturales. Pero ningún paleontólogo ha encontrado un ser de estos, porque terminaron en el estómago de algún otro animal sin ser vistos.

Cuando en una especie hay un número elevado de progres, la especie se extingue. Por eso, un pogre es lo más peligroso para una especie, porque si hay algo que el Universo no perdona, en esta lucha por la supervivencia maquillada, es la ingenuidad."

Que fascistoide que soy, seguro que eso pensará alguno, y/o alguna. Pues no, demócrata convencido, pero eso sí con el sexto sentido activo.

¿Sexto sentido? "Eso no existe, Cecilio".

En realidad si existe, ya saben, me refiero al menos común de los sentidos... ¿aún no saben cual es? En fin... me refiero al tan denostado hoy en día, si ese, el Sentido Común.

Feliz día en el mundo de Yuppi.

Hoy no... amigo mío.




Hoy no... amigo mío.

Por Cecilio Andrade.

Hoy escribiré sobre algo que no gustará a nadie, ni unos ni otros, si de bandos hablamos, pero ya saben, me la trae al pairo, me importan las Personas, los Principios, los Valores

Un gran amigo, y no solo por el tamaño físico, si no más bien por el de esos mismos Principios y Valores, me comentó algo mientras intercambiábamos correos y cartas, hasta cierto punto ecuménicas, de la situación actual en nuestro país común. Tu sabes amigo... va dedicado a ti y todos los seres humanos de cualquier bando con tus mismos Principios y Valores.

Me emocionó mucho que me dijera esto:

"Sé que tu sabes respetar.
Sé que tu sabes entender.
Sé que tu sabes distinguir.
Sé que tu sabes analizar.
Sé que tu sabes contrastar.
Se que tu sabes como soy.
Con esto me vale.
Mi casa es tu casa."

Tras su ultima misiva le escribí el siguiente texto que quiero compartir. Lo comparto no con afán de protagonismo, de señalador de una ideología o solución divina, no. Lo comparto por marcar con exactitud mi relación con todos mis amigos, hermanos, compañeros y conocidos (o no) nacidos o criados en Cataluña. Pero no se confundan, lo aplico en igual medida a cualquier otra región histórica de España en particular, y en igual medida a cualquiera con esos mismos Principios y Valores en cualquier lugar del globo este que flota en el vacío del Universo.

Lo que le dije en nuestra última carta fue...

Leido... mis Principios, Valores y sentimientos son claros, y todos me hacen sentir deprimido de una forma como hacía décadas, y en condiciones mucho más intimas y personales, no sentía.

Me duele de una forma que quizás si imaginas, creo cada línea de tu carta, y cada dato. No creo como lo han hecho los separatistas, no creo como lo ha hecho la sociedad y políticos estatales. No creo en mentir para justificar, inventar para crear lo que nunca existió, de una parte y de la otra. Me duele por las personas de bien, en un lado y otro, atrapadas en medio.

Si Cataluña se independiza nada irá bien para esas gentes de bien, de un lado y otro. Los independentistas irán a más, querrán más cada vez, los otros se obcecarán y radicalizarán más.

Tú, amigo mío, no vivirás en un país mejor. Yo, para mi dolor, no tendré patria a la que volver, ya que no pienso cambiar el juramento que hice de proteger un pueblo, del que tu y tantos forman parte, para rejurar por un terruño personal y caciquil. Lo digo como gallego culturalmente celta y que hasta los 18 años solo habló y sintió el Galego.

Y todo esto, como escribí ayer, mientras nuestro verdadero enemigo se afila los colmillos de placer viendo la división y la creación de "taifas" más fáciles de devorar.

Me duelen muchas cosas, muchas. Los caciques patrioteros de un lado y otro, usando métodos y procesos para no perder y si ampliar poderes caciques y egoistas. El rebrote de procesos por los que cientos de millones han muerto y luchado, pero ahora para proteger o crear cortijadas y taifas personales.

Como te dije una vez, juré defender a mi Patria, al pueblo de mi Patria, tu entre ellos. No apoyaré el uso de armas contra uno solo de esos que juré proteger con mi vida. No usaré un arma para obligar a nadie a quedarse donde no quiere, por más que sus razones sean mentiras inventadas por unos u otros.

Tu no vivirás mejor, tu familia no estará mejor. Te juro que deseo con toda mi alma equivocarme en ese comentario. Pero cuando consigan separarnos, esos mismos dirigentes querrán más, y, seguramente, tu lo sabes mejor que yo. Seguirán pidiendo y exigiendo más y más, hasta que algo se rompa donde no deba.

Yo no tendré Patria a la que regresar, jamás jurare por una taifa. Prefiero convertirme en apátrida y recordar que hice lo que mis Principios y Valores me exigieron. Prefiero luchar por el bienestar de otras gentes que de una u otra forma son igual de egoístas que los que dejaré atrás. Prefiero mirar de ayudar a que el mundo sea un milímetro mejor cada vez con mis acciones, y no convertirme en uno más de esos defensores de taifas, guetos, cortijos e historietas, que no Historias, inventadas, que por intereses particulares son capaces de llevar a pueblos, a millones de borregos seguidores de unos y otros, al odio y sinrazón.

Tu y yo somos amigos, y eso lo dice todo. Comprendo cada uno de tus razonamientos, no puede decir que esté de acuerdo con todos, pero te respeto, hasta el punto de poner mi vida por delante para defender tu derecho a exponerlos. Pero, al igual que los políticos de esa España cainita, ególatra y ciega, los políticos que te gobernarán a ti no solo no son mejores si no que en muchos casos son peores. No hablo de peores en cantidades de euros robados, hablo de la cantidad de vidas que están dispuestos romper por cumplir sus ambiciones, complejos y deseos de poder a toda costa.

Creo en la unión y no en la división. Creo que en el siglo XXI hay que buscar como unirse, no como separarse, creo que la evolución de los últimos 12000 años desde las los tribus, clanes, las ciudades estado, los imperios, las naciones y ahora civilizaciones/culturas no debe involucionar, y mucho menos por intereses particulares de poder y estatus de unos y otros, en ambos lados de una línea que ellos NOS marcan, NOS quieren marcar esos mismos personajes si se les deja.

Por desgracia preveo, y no hablo tan solo de España y Cataluña, un regreso a una Historia donde gentuzas como Stalin, Mao Tse Tung, Hitler o Leopoldo II sean considerados como malvados pero no tanto como los que los imitaron y siguieron.

Tu no tendrás un futuro mejor, ni yo tampoco. Y en ambos casos por los mismos.

Te aprecio mucho amigo mío, te deseo lo mejor y mi casa también es tu casa, lo sabes. Independientemente donde acabe teniendo "mi casa", ¿sabes como están las hipotecas en la Antártida?, esa casa es y será siempre tu casa.

Un abrazo, cuídate y cuida de los tuyos.

Tu amigo, que independiente de las ideas aprecia el corazón de sus amigos.

Y si... eso le dije a mi AMIGO... algo que no gustará a muchos de un lado y otro de una puñetera línea que ni él ni yo marcamos pero que muchos borregos siguen y pretenden obligarnos a seguir.

Y no lo haré... ni él tampoco.

Terminaré recordándoles tres maldiciones chinas que vienen perfectas para el caso, unas para que se cuiden y otras para la chusma que lo provoca, arrea y jalea, cada cual que agarre la suya.

- "Ojalá vivas en tiempos interesantes"
- “Ojala se cumplan todos tus deseos”
- “Sea que gente importante conozca bien tu nombre”

Y ya saben ... recuerden que no nos separa nada mas que la distancia que los engendros políticos de unos y otros, de un lado y de otro, pretenden engrosar y gangrenar.... de nosotros depende, de cada uno de nosotros.

Lo dicho... cuídense y cuiden de los suyos...


Elefantes, taifas y revoluciones.

Elefantes, taifas y revoluciones.
Por Cecilio Andrade.
Hoy no tengo ganas de escribir, solo de recordar y transcribir... solo, y nada menos. Así que si lo prefieren pasen al canal Disney... será mas entretenido.
¿Cómo te comes un elefante? Eso me preguntaron hace ya muchos años ante un problema grave generado en mi muy violento, y fascista dirán muchos y muchas, trabajo habitual ... me quedé callado, pensando... trozo a trozo, un pedazo cada vez... obvio.
Nadie puede comerse un elefante de una sentada, pero si se puede si lo dividimos en porciones digeribles.
Escribió Erich Fromm en su "Escape from Freedom", "El revolucionario que tiene éxito es un hombre de estado, el que fracasa es un criminal". O lo que es lo mismo, se convierte en el mismo instante de su pírrica victoria en lo mismo, o peor, contra lo que luchaba...La Historia es clara, genocidas revolucionarios hay unos cuantos, Robespierre, Lenin, Mao Zedong, Guevara... Sin duda Hannah Arendt se refería a eso con su "El revolucionario más radical se convertirá en un conservador el día después de la revolución".
Después de todo somos humanos, ¿verdad D. Vittorio Messori? "El revolucionario es el que quiere cambiarlo todo menos a sí mismo".
Alguien tan hispano como Pio Baroja, vasco por más señas de identidad, opinó que "La revolución es buena para los histriones. Sirven todos los gritos, todas las necedades tienen valor, todos los pedantes alcanzan un pedestal." Sin duda había vivido lo que Aristóteles tan magníficamente describió, "En las democracias, las revoluciones son casi siempre obra de los demagogos."
Napoleón, sobreviviente de la Revolución Francesa y del "libertador" de Robespierre opinaba que "En las revoluciones hay dos clases de personas; las que las hacen y las que se aprovechan de ellas." Sin duda el se aprovechó y marcó la tendencia de los siglos siguientes, "La historia de las revoluciones en los tres últimos siglos no es más que la de los incendios prendidos en Europa por el fanatismo de la pequeña burguesía." Un autor, Curzio Malaparte, que quizá sea el primo malo de Napoleon.
Si, tienen razón un chiste pedante y malo para unos pocos y pocas, disculpen.
Mi buen amigo, y hermano no solo de armas, José Ángel Soguero opina lo mismo que yo sobre Ernest Hemigway, no está mal pero en general no nos entusiasma. El vivió una revolución violenta, fratricida, egoísta, partidista, estúpida y cainita, lo cual me dice que sabía bien lo que escribía, "La revolución no es un opio, es una purga, un éxtasis que sólo prolonga la tiranía. Los opios son para antes o después."
El hombre es un lobo para el hombre... ojalá o fuese, la lealtad de este animal para los suyos es loable. Sin duda eso no es lo que quiso decir Plauto en en su "Comedia de los asnos", pero no olviden que según Carlos Fuentes "Las revoluciones las hacen los hombres de carne y hueso y no los santos y todas acaban por crear una nueva casta privilegiada." Algo que secundo y puedo confirmar revolución tras revolución. A lo que añadiría algo de Anatole France "Los autores de revoluciones no pueden sufrir que otros las hagan después de ellos." De JFK "Los que hacen imposible una revolución pacífica harán inevitable una revolución violenta." De Calvino "Los revolucionarios son los más formalistas de los conservadores."
Según Jorge Oteiza "Para ser un revolucionario hay que ser pesimista." Algo que nuestra acomodada sociedad tiene a espuertas sin duda, tanto o más como George Orwell, "No se establece una dictadura para salvaguardar una revolución; se hace la revolución para establecer una dictadura." Ya que, no lo olviden cuando lean tantas noticias inventadas, tergiversadas, mentiras puras, de un bando y de otro, que El Diccionario del Cínico de Rick Bayan define "Revolucionario: una persona oprimida esperando su oportunidad para ser opresor."
La Historia demuestra que todas y cada una de las revoluciones modernas o antiguas han concluido con un reforzamiento tiránico del poder del estado, y si no creen en mi opinión, cosa para lo que sin duda tienen razones más que evidentes, Don Albert Camus escribió algo muy similar.
Ser revolucionario es cool para los jóvenes, cambiar el mundo, hacer algo nuevo, aun a costa de reducirlo todo a cenizas, de amasar algo ... ¿nuevo?... ¿mejor?... ¿perfecto?.. crear el cemento desde las cenizas del mundo viejo que destruimos. Cool... muy cool tal y como un pragmático egocéntrico como Sir Winston Churchill supo legarnos, "Quien a los 20 años no sea revolucionario no tiene corazón, y quien a los 40 lo siga siendo, no tiene cabeza"
El descubridor del electrón, "J.J." Thomson, científico, y por ello aséptico y ajeno, en teoría, al mundanal ruido y las "pajas mentales" del tumulto caótico de la estulticia tan en boga, escribió, en otro contexto, algo que se aplica con perfección casi cuántica al momento que vivimos, «De hecho, la investigación en ciencia aplicada conduce a reformas, la investigación en ciencia pura conduce a revoluciones, y las revoluciones, ya sean políticas o industriales, son cosas muy rentables si uno se encuentra en el lado ganador».
"... el lado ganador..." el meollo del asunto, de hecho cada revolución sufrió su propio Némesis interior. Alberto Lleras Camargo lo resumió,"No hay revolución sin contrarrevolución." Y normalmente infinitamente más cruel y totalitaria que nada de lo anterior. La Historia lo demuestra, fecha a fecha, que cada revolución para mejorar el mundo acaba generando un genocidio mayor que la suma de las revoluciones anteriores... la Historia lo demuestra, pero nadie la lee, nadie aprende... en cabeza ajena, "nosotros" lo haremos bien, "nosotros" no cometeremos esos errores de nuestros fascistas ancestros... nosotros... ellos... los otros...
Hablé de elefantes, de revoluciones.. ¿y las taifas?
La palabra taifa significa bando o facción, ¿les suena eso ? Fueron hasta treinta y nueve pequeños reinos en que se dividió el califato de Córdoba después del derrocamiento del califa Hisham III y la abolición del califato en 1031. Posteriormente, tras el debilitamiento de los almorávides y los almohades, surgieron los llamados segundos (1144 y 1170) y terceros reinos de taifas (siglo XIII). El origen de todas las dinastías de las taifas era extranjero, salvo el de los Banu Qasi y los Banu Harún, que era muladí.
Dicho esto añadiré que gracias a ello, a las taifas y su división, bocado a bocado se logró recuperar una tierra. Que no fue mejor, ni más libre, ni más humana, pero dio paso a lo que somos a día de hoy, y no ha una sociedad de sumisos anhelando seguir siendo sumisos. Una tierra que con esa lección acabó, lenta y sangrientamente, desterrando el fanatismo de su sociedad, error tras error, ... hasta hoy al menos.
¿Volveremos a los siglos X, XII y XIII merced de las nuevas taifas?
La única revolución verdadera es intentar mejorarnos a nosotros mismos, esperando que los demás también lo hagan, y en esa hemos fracasado, una y otra vez, una y otra vez... y otra vez.
Que tengan una feliz y revolucionaria vida... bendición o maldición, decidan.

Va por Uds... de un lado y de otro... va por Uds.